27 de julio

Lo mejor de mi día: Haber ido a clase de yoga. Últimamente estoy intentando hacer mas yoga, obligarme a ir, disfrutar el proceso. Duró 2h que se me pasaron volando, me gusta porque me obliga a estar totalmente presente y concentrada en ese momento, me logro desconectar de todo.

Lo peor de mi día: Perder la paciencia en una discusión completamente inútil que no tenia propósito alguno sobre un tema que verdaderamente no me importa tanto. 
Que el carro en el carril de al lado cayera en un hueco y todo el agua sucia salpicara a mi carro.

Agradecida por
– El hermoso lugar donde vivo. Solo en Panameña se puede disfrutar de un hermoso paisaje verde, viendo pasar un buque por el Canal, mientras haces una clase de yoga. Que mejor manera de caer en reflexión y agradecerle a la vida lo que tenemos que con esa vista.
– Mis amistades que aunque no vea a menudo, cuando nos vemos los corazones salen a bailar! Siempre es bueno darse cuenta que la gente que lo rode a uno comparte sus valores y hace bien tenerlo como parte de la vida. 
– 


Anécdota: Que rico fue hoy cuando salí a almorzar, justo antes de que cayera la lluvia. Me detuve en el parqueadero, guarde el celular y paré de buscar en mi maleta, mire a mi alrededor y trate de absorber esa luz amarilla que llenaba todo (era la 1.30 pm). Definitivamente antes de la peor tormenta viene una calma inexplicable, silenciosa, y a veces un poco tensionante pero lo importante es reconocer la belleza ante lo difícil, enfrentar esa tormenta y saber que siempre al final de la tormenta las cosas cambian, mejoran. 


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *