Los que se van nunca nos dejan

Para todos los que lo conocieron y lo quisieron, a quienes cantaron con el, rieron con el. Para mis primos y familia. Para mi papá. Un recordatorio en momento de dolor y sentimiento de lejanía. Por mi padrino, y todas las masetas que nos quedaron pendientes. Estoy segura que Cris las disfrutara por mí… quien sabe quien hará reír mas al otro.

Como quisiera poder, con un suspiro, aliviar ese dolor

Ayudar a cargar el plomo que hoy se siente en el corazón

Como quisiera poder, con un abrazo, dar calor a tu alma

Que hoy amanece empapada en tristeza

Como quisiera poder, con una mirada, brindarte fortaleza si la necesitas.

Hacerte saber que estoy aquí.

Por la distancia, la vida y el espacio no podré dar ese último adiós

No podré dar ese abrazo del alma

No podré decir palabra alguna

No podré mirarte con sentimiento

Lo que puedo hacer es regalarte mi verso

Enviarte mi amor.

Mi luz.

Mi paz.

Decirte que no estás solo y nunca lo estarás.

Que este dolor jamás se irá,

Pero cambiará.

Como una llama enorme al principio te quemará,

Y lentamente su intensidad bajará.

Las brasas no se extinguirán,

Te acompañarán y serán tu calor en momentos de frío.

Serán sonrisas inesperadas al escuchar una canción,

al sentir una brisa especial,

O ver los ojos de seres queridos.

Porque los que se van nunca nos dejan.