Manta, días 10-13. Pulau Mangalum

Día 10 – 9/11/17

Me levante a la 1 de la mañana y ya era 9 de noviembre. La fecha que marcó mi vida. Hoy serás recordado alrededor de tu árbol y nuevamente no puedo estar ahí para compartir ese momento con papá y mamá. Como todos los años pedimos que todos los que te conocieron escriban una memoria o recuerdo que tengan de ti. Para mi fue difícil pensar en un recuerdo. Recuerdo tu sonrisa, tus ojos, tu cara cuando me caí en la bicicleta unos días antes de tu accidente, y también recuerdo exactamente todo lo que paso ese viernes.

Le di muchas vueltas hasta que me di cuenta que pensar en esos recuerdos solo me ponía triste, porque no tengo posibilidad de crear nuevos. Así que decidí fue pensar en esos momentos después de tu desaparición física pero en los que te presentaste y te sentí conmigo. Recordé esa brisa inexplicable una tarde alrededor de tu árbol mientras escuchábamos una canción en tu honor, la mariposa que salió de la nada en la mitad de una práctica en la cual necesitaba fuerza, las veces que me has acompañado en mis sueños, la tranquilidad que me diste durante un vuelo en el que estaba teniendo un ataque de ansiedad, el sentirte a mi lado en el carro un domingo familiar, o mientras cenaba con mamá en Jimmy’s. Y es que me di cuenta que los recuerdos que tengo contigo no terminan el nueve de noviembre de 2007, y me alegra tener estos nuevos recuerdos…y saber que pueden seguir viniendo y podemos seguir creando momentos juntos.

A la 1:30 zarpamos y haríamos rondas de 3h navegando. Yo estaría de turno de 7:30-10:30 pues me sentía mas segura con luz que a oscuras. Dormí  afuera bajo las estrellas y sintiendo la brisa. A eso de las 5am me desperté a ver el atardecer mas espectacular pero mi sueño ganaban y no podía abrir los ojos mas de un par de minutos cada vez. Eso sí, a las 7:30 estaba lista para mi turno y la verdad a esa hora había mucho mas trafico que en la mañana pero logré pasarlo sin mayor complicación. Navegamos seis horas hasta nuestro nuevo destino, la isla de Mengalum. Llegamos y esta vez no tuvimos problema encontrando donde tirar ancla pues había muchísimos parches de arena, el agua era de un turquesa hermoso.

Apenas anclamos nos tiramos al mar, y fue muy lamentable ver el estado de lo que alguna vez fue un arrecife hermoso. No había muchos peces y el 98% del coral estaba muerto. Recolectamos una cantidad de basura absurda en tan solo una hora y pico que estuvimos en el agua. En la isla solo hay un hotel y la basura no viene de ahí, sino que es traída por la corriente…principalmente bolsas de plástico. Nuevamente culminamos el día con un hermoso atardecer y un juego de Catan…aunque debo decir que mis compañeros de juego se lo toman demasiado a pecho y las discusiones cada vez se ponen mas pesadas, y yo le bajo el interés al juego.

 

Día 11 – 10/11/17

Hoy fue un día que decidimos no existiría en el calendario. Estuvo espantoso el clima. Las olas venían de lado y el viento de frente por lo que el velero era como una lavadora. Para colmo llovió un poco en la noche así que hay que cerrar las ventanas y el calor es insoportable. Me desperté como cuatro veces desesperada del sofoque. Cuando me desperté, y previniendo la situación, decidí tomar una dramamina por si las moscas, la cual me noqueo totalmente y me pase la mayoría de la mañana/tarde durmiendo siesta afuera. Andre intento ir a buscar algo para arponear, pero con la pésima visibilidad y los poquitos peces volvió con manos vacías. Vimos la parte teorica del curso de AIDA *** que estábamos comenzando durante el cual tuve que poner todo el esfuerzo del mundo para no marearme mas de lo que ya estaba pues ver una pantalla dentro de un velero que no para de moverse no es tarea fácil. Eventualmente a Andre se le ocurrió una solución para mover el velero y que estuviese de frente a las olas para que no nos moviéramos tanto y funciono por lo que la noche no estuvo tan movida como la anterior. 

Día 12 – 11/11/17

El clima de hoy fue el completo opuesto al de ayer. El mar parecía una piscina. La visibilidad estaba increíble y el mar completamente plato. Aprovechamos y fuimos a hacer nuestra primera sesión de estática. El mínimo requerimiento es de 3 minutos. Mi record personal es de 3:45 pero fuera de agua ya hago 4min así que mi meta era llegar a 4’ en el agua. Hice mis dos calentamientos pero cuando fui a hacer mi máximo esfuerzo algo se sentía mal..entre mi wetsuit que me aprieta el cuello así que me lo quite y obviamente me daba frío, un mini chorrito de agua que se me metía a la mascara, y el no poder ver el fondo (cerca de la orilla estaba pésima la visibilidad) simplemente no me sentía comoda y no logre mas de dos minutos y medio (mi calentamiento fue 2:24, 3:12). Saque la cabeza del agua super frustrada y de mal genio hasta que Andre me dijo “puedes por lo menos aparentar tu mal humor para que Isabelle tenga un buen intento?” cosa que hice obviamente pero que va…ella estuvo igual que yo y salió igual de frustrada del agua y sin poder hacer su máximo o el requerimiento. Y bueno, hay días buenos y días malos, este definitivamente no era nuestro día.

Volvimos al velero para desayunar pero el agua estaba demasiado hermosa y no podía desaprovecharla. Me quite la ropa pensando en mi mamá y que diría “esta hermosura de lugar no hay que vivirla con ropa” y tiene toda la razón. Estuve casi una hora más nadando alrededor del bote sintiéndome completamente feliz, libre y muy agradecida de estar en un lugar tan paradisiaco.

Día 13 – 12/11/17

El clima de hoy no estaba tan paradisiaco como el de ayer. Había nubes grises a nuestro alrededor pero decidimos igual hacer nuestra sesión de apnea dinámica. Esto es básicamente nadar horizontal (no a profundidad) con un solo respiro. El requerimiento es de 55m para este curso y también haríamos una tabla dinámica. Cuando llegamos al punto donde haríamos la sesión comenzó a llover, el sonido de la lluvia bajo el agua es increíblemente relajante pero nada de la sesión lo sería. Pusimos la cuerda que medía 30m y la marca de 5m para hacer los 55m requeridos. Yo quería llegar a 60m.

La primera en intentarlo fue Isabelle. Primero hizo su prueba de flotabilidad para asegurar que estaba bien y después fue su momento, hizo su respiración y yo fui su ‘buddy’ es decir la persona que la acompaña y se asegura que este bien y llegado el caso la ‘rescata’. Andre obviamente también acompaño todo el proceso pero esto es parte del entrenamiento. Dejemos claro que mi fuerte jamás han sido mis piernas, y que nadar detrás de alguien mientras uno arrastra un flotador no es muy relajante. Mi turno fue después y no me sentía nada cómoda, sentía que tenia que ir al baño y mi cabeza simplemente no estaba enfocada, me sentía cansada de la nadada previa y cuando por fin decidí comenzar resulta que di la vuelta en la marca equivocada así que me toco VOLVER a empezar. Mi cara cuando me dijeron que saliera porque me había equivocado no se las puedo pintar. Volví a hacer mi relajación y respiración e hice los 56 metro (no los 60m que quería) pero no disfrute nada. Y lo que me esperaba…

Una tabla de CO2 es un entrenamiento para que el cuerpo se acostumbre a funcionar con niveles altos de dióxido de carbono (lo que le dice al cuerpo que es hora de respirar). Estas tablas se pueden hacer en estática o en dinámico y no son muy divertidas que digamos. Era mi primera vez haciendo una tabla dinámica y odie todo el proceso. De por si no me sentía cómoda, la tabla implica nadar 25m x 4, primero con 1:30 de respiración entre cada nadada, después de esas 4 nadadas el tiempo de respirar es de 1:15 segundos, se nada 4 veces con ese tiempo de ‘descanso’ y luego el tiempo se baja a 30 segundos x4 25m hasta que el tiempo de respiración es de 15 seg. El truco en dinámico es no ir muy rápido, entre mas rápido vas (y menos relajado) mas CO2 se va produciendo por lo tanto hay que encontrar un punto intermedio entre velocidad y relajación. Yo, claramente, no he encontrado ese punto y voy rápido porque simplemente quiero terminar esos 25m como sea. Además teníamos que nadar las dos al mismo tiempo por lo que debíamos intentar ir al mismo tiempo. Isabelle (instructora de buceo) claramente es mejor en esto que yo asi que la verdad ni voltee a mirarla, yo me enfoque en mi.

Cuando llegue a las respiraciones de 30 segundos quede fulminada, después de la 2da vez que saque la cabeza faltando 5/8 metros decidí parar. Se imaginaran mi ánimo…me sentía como adolescente rabiosa. Brava con el mundo y conmigo por estar en ese estado y por no poder terminar. Nuevamente, no se quieren ni imaginar mi cara. Hoy sentía que era de esos días grises, pues el ánimo no se me mejoro hasta muy tarde en la noche.

Por la tarde hicimos una inmersión de aguas abiertas con profundidad máxima de 20m y aunque esto si me gusta muchísimo más que dinámico simplemente no era mi día así que cada inmersión me costó un poco más de lo que normalmente lo haría. Sobra decir que estuve muy feliz cuando se terminó el día y me pude acostar a esperar un nuevo amanecer con mejor ánimo.

 

One comment on “Manta, días 10-13. Pulau Mangalum
  1. Que viaje de agua adentro y afuera… de paz y rabietas, de plástico y bellos amaneceres. Gracias por compartir los días, momentos y emociones que nos hace recordar como la imagen engaña pensando que siempre es un tiempo feliz.
    te extrañamos el 9 de noviembre pero sabíamos que estas mas presente que nadie. Tu corazón nos acompaña y espero que nosotros también te acompañemos en momentos de soledad… te quiero chiqui preciosa!
    mama

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *