“May I be loved, May I be loving”

Definitivamente no es mi mejor foto pero la única del día

El día de hoy se enfocaba en…enfocarse. La clase de la mañana fue super fuerte, orientada a estar conscientes de nuestro balance y donde tenemos puesta nuestra mirada, nuestra intención. Hicimos muchas secuencias de vinyasa, cada vez poniéndole algo extra y me sorprendí hasta donde llegué. Me sentía determinada y era tan fuerte y necesitaba tanta concentración que por primera vez en mucho tiempo pude – así sea un ratito – desconectarme.

Después de desayunar y lavar mi mat de yoga (ya era hora) me senté a hablar con Pazit para agradecerle el estar aquí y contarle un poco lo que estoy viviendo y sintiendo. Hablar con ella me dejo un poco más tranquila, y que estoy haciendo lo mejor que puedo hacer que es simplemente aceptar la tristeza pero no dejar que esta me detenga o me ahogue. En el circulo de la mañana dirigido por Kobi leí una cita (ayer me ofrecí a escribir la cita del día) que dice “There is no looking back when you are moving forward” (No hay que mirar atrás cuando estas moviéndote hacia delante). Me pareció interesante que justo hubiese escogido esa cita y en la mañana gran parte del enfoque en yoga era mirar hacia delante, y estar enfocado en eso que queremos y la importancia que tiene. Hicimos una meditación que me dejo en lágrimas. Cada respiración estaba enfocada en el corazón y repetíamos el mantra “May I be loved, May I be loving” (Que pueda ser amado, que pueda ser amoroso). Después debíamos pensar en alguien que queríamos mucho y ponerlo en nuestro corazón y decir las palabras para esa persona. Intenté pensar en mi mamá pero era inútil, la persona que está presente en este momento es otra así que lo puse en mi corazón y cada palabra la dije con muchísima intención pues no le deseo nada mas que eso. Luego debíamos pensar en alguien con el que estuviésemos peleados o en un mal momento y bueno…seguía siendo la misma persona así que seguí diciéndole “May you be loved, may you be loving” y me gusta pensar que en ese momento donde estuviese sintió un poco de ternura y cariño de parte del universo. Algo interesante fue que después de decir esto por fácilmente 15 minutos seguidos, cuando terminamos la meditación no logré recordarme de las palabras y tuve que pedirte a Kobi que me las repitiera.

Ayer había quedado que hoy alquilaríamos un scooter para ir a conocer la zona, el día estaba hermoso pero la verdad quiero estar un poco más tranquila y es 30 de diciembre por lo que hacer mi “vision board” es prioridad. Es casi imposible conseguir revistas por lo que no tengo así que este año mi vision board es totalmente creado por mí. No es el más lindo que he hecho pero tiene toda la intención que debe tener.

En la tarde tuvimos sesión de Kundalini con Pazit. En Kundalini se repite un movimiento por varios minutos y después se sigue a otro, es como una secuencia de movimientos que desencadena la energía que tenemos dentro. La sesión de hoy se enfocaba en romper las barreras que tenemos en este momento. El primer ejercicio consistió de mover los brazos en un círculo encima de la cabeza por cuatro minutos y medio. Al terminar Pazit dijo “Sorry, there was no warm up for this class” y pensé “Life doesn’t have a warm up” cosa que me pareció tan cierta y pensé que era necesario escribirla después. Uno de los movimientos era brincar y cruzar las piernas, “como si fuesen tijeras cortando lo que nos amarra” y visualice todas esas ataduras que tengo y corte y corte y corte, y no pare ni un segundo. El siguiente movimiento era lo mismo pero esta vez con los brazos, nuevamente lo hice sin parar a descansar, sin importar la incomodidad o el dolor, con determinación. Fue interesante ver como en estos, que tenía algo tan visualizado y tan claro, pude hacerlos sin parar o sin sentir ese dolor y cansancio extremo que sentí en algunos de los otros movimientos. Terminando, estuvimos en shavsana y pensé a mí misma “wau, logré hacer esto sin llorar,” Ya que la última vez que hice Kundalini fue algo muy emotivo para mí y lloré muchísimo con algunos de los movimientos. Pero..me equivoque. No terminamos en shavasana sino que nos sentamos con ojos cerrados y cantamos un poema/canción que dice “May the long time sun shine upon you. All love surround you, and the pure light within you guide your way on” (Que el sol eterno brille sobre ti. Que todo el amor te rodee y que la luz pura que llevas dentro guíe tu camino.) Nuevamente, cada palabra me toco el corazón y la repetí con la intención más pura pues no deseo nada más que eso para esa persona. Claramente con la primera ronda ya estaba en lágrimas y no podía ni cantar en voz alta pero eventualmente pude decir las palabras y no solo pensarlas que me parece importante…que no se queden en cabeza, sino que se vuelvan voz. Esta canción la recuerdo de cuando vine en mayo y se la canté a Cris con muchas ganas. Estos días he reflexionado sobre mi tiempo en el templo en mayo, lo que trabaje ahí

En la noche tuvimos yoga nidra que es muy relajante y siempre una experiencia muy única ya que uno está en un estado entre sueño y despierto, como en un inconsciente consciente. Es muy bizarro pero una gran experiencia y quede completamente relajada para dormir y mañana recibir el último día del año. Mañana tengo planeado irme al mar, ese hermoso mar que siempre me acompaña en el corazón, que limpia mi alma y me da energías para seguir abierta ante el universo con curiosidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *