Querido 2017,

En tan apenas un poco mas de 48 horas que llevas existiendo ya me has enseñado -o recordado- importantes lecciones.

Primero que todo, y esto me di cuenta bastante rápido aunque me cueste mucho aceptarlo, es que las cosas no siempre salen como uno quiere o planea y no hay NADA que se pueda hacer al respecto. Es decir, tengo que aceptar las cosas y no gastar mi energía poniéndome brava o triste al respecto, aunque me cueste debo simplemente aceptarlo y seguir adelante. Llevaba meses soñando con este viaje que iba a hacer, conocería un lugar con el que había soñado en conocer hace años. Pero por cosas del destino simplemente no iba a pasar. Primero me enfermé yo y después mi abuela de gravedad. 

Esto nos lleva a la segunda lección, la importancia de la familia. No dudé ni un instante cancelar tan preciado viaje viendo a mi abuela en una camilla de hospital y la preocupación y amor con el que la miraba mi abuelo. Roatan seguirá  existiendo y me esperará en el momento adecuado, cuando pueda disfrutar cada segundo ahi pero por ahora…esto, el estar aquí, presente, sosteniendo una mano, teniendo conversaciones de lo que sea, estando pendiente…esto vale mas que mil inmersiones. 

También me has recordado lo afortunados que somos de poder planear viajes así, pero principalmente de poder entrar a un hospital y recibir atención medica sin “peros” por temas financieros. Si, será costoso y vendrá todo el proceso de los seguros, pero al fin y al cabo tenemos la tranquilidad económica de tener el con que. Hay tanta gente que no tiene esta tranquilidad y estoy infinitamente agradecida por ello.

Igualmente, me has recordado lo importante que es la salud en la vida. Empezando el año con inyecciones de antibiotico no ha sido divertido, mucho menos ver a mis abuelos ambos enfermos…así que la salud, que siempre he tomado como por dado pues no he sufrido de ella, se ha vuelto un tema recurrente en mi mente (y mi cuerpo) y con todas estas inyecciones solo pude pensar en la gente que estaba verdaderamente enferma, que tenian que sufrir esas chuzadas y estar en hospitales y sentirse mal constantemente…yo me quejaba de unos días pero la verdad es que unos días al año no es nada. 

Por último me has hecho agradecer por mi familia y especialmente mis papás, por su dedicación y atención a los detalles, por el cariño y las ganas con las que hacen las cosas y por el amor con el que atienden a mis abuelos y a mi. Me has reafirmado lo que siempre he dicho, que la familia es lo más importante, el apreciarse y decirse las cosas, el cariño que sentimos desde cualquier rincón del mundo…formar parte de un vinculo que es mas fuerte que solo sangre hace mi existencia mas significativa y me hace saber que nunca estoy sola, y tengo un hogar en el mundo porque me llevan en sus corazones y yo a ellos…siempre. 

Así que 2017, te agradezco las lecciones tan importantes que has decidido lanzarme en estas horas…todas las estoy tomando con brazos abiertos. Pero, puedes ser un poco menos agresivo con las clases? todavía nos quedan 12 meses y a este ritmo me vas a agotar!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *