Reflexiones de velero

Cuando se me presentó la oportunidad de navegar en un velero dos semanas por Borneo no tuve que pensar mucho en mi respuesta. Si, obviamente es algo caro pero estaba recibiendo un precio especial y estaría haciendo el viaje muy bien acompañada así que dije “si!”. Rompí la alcancía y usando algo de mis ahorros de la venta de mi carro (que los tengo sin tocar desde que salí de Panamá) me pague el viaje. 

La verdad tenia un poco de nervios al montarme. Estar dos semanas en un espacio confinado, sin poder irse o alejarse sería una prueba de convivencia como nunca antes. Y la verdad, creo que pasé la prueba. Odio la confrontación así que me acoplo a los demás con tal de prevenirla y con tal de que no comprometa algún valor mío. Así que si las otras personas son puntuales, organizadas, y siempre quieren estar haciendo algo…pues voy con la corriente. Eso sí, la paciencia se me va agotando y 2 semanas fue el tiempo ideal.

En conclusión, estas son algunas de las lecciones aprendidas:

  • Hay que tener paciencia. Aceptar a los demás e intentar no tener conflictos – creo que es la mejor opción, verdaderamente “escoge tus batallas” y si hay cosas que no importan mucho entonces no discutas por ellas o simplemente haz lo que tienes que hacer
  • El agua fresca es sagrada. Cuando el agua viene de la lluvia, y no sabes cuando es la próxima vez que llueva, se aprende a ahorrar agua y a apreciar cada baldecito (especialmente si tienes el pelo largo)
  • Si vas a vivir en un velero, considera cortarte el pelo..eso o ten mucho espacio para tu agua fresca.
  • El baño…es opcional. Todo lo que entra al inodoro termina en el mar, puedes ahorrarte la movida de bombear mil veces el inodoro y estar en ese mini espacio claustrofóbico y simplemente ir directo al agua. No crean, esto me costo como una semana aceptarlo y aun así era muy precavida. 
  • Las frutas y verduras duran mas de lo que crees. Tuvimos frutas y verduras frescas todo el viaje. El último día todavía teníamos piña y sandía y durante el viaje tuvimos banano, mamón chino, papaya, limones, manzanas, tomates, pepinos, zanahoria, repollo, cebolla…de todo!
  • Siempre hay tiempo para admirar un atardecer. Con nubes o sin nubes, detrás de una montaña o directo…como sea que esté ese día, es bueno tomarse un momento y apreciar el fin de un nuevo día. 
  • No se necesita mucha ropa. Creo que en las dos semanas use dos vestidos de baño, cuatro camisetas, un vestidos, dos shorts. Lavé mis cosas un día con agua dulce y ya. Me la pasaba en el agua así que no había necesidad de ropa. 
  • Bloqueador, sombrero y gafas de sol. Siempre.
  • Lamentablemente, el problema de la basura es mas fuerte de lo que imaginas y hasta en los lugares más paradisiacos con una mínima población se encuentra cantidades de basura exhorbitantes. 
  • Los arrecifes están muriendo y hay sobrepesca. Esto fue de lo mas triste. Buceando había partes que sentía que estaba como en un barrio de esos que muestran en las películas de europa del este de los 80, totalmente abandonado y destruido con solo un par de habitantes…así se sentía el arrecife. 
  • Los juegos de mesa son eso, juegos. No se los tomen tan a pecho, cualquier juego que sea, le quitan la diversión.
  • Disfruten el no hacer nada, de escuchar el mar y nada mas. 
  • Estar bien acompañada, para los momentos de soledad y los momentos de felicidad…se viven mejor con alguien con quien compartirlos y que los aprecie también.