Día 13, un día bajo

Amaneció lloviendo. El aire estaba frío, tanto que use mi sabana por segunda vez desde que estoy aqui (la primera fue anoche…el cambio de cuarto se nota, la ventana hace gran diferencia). Me desperté y estaba lista para ir a clase, estaba a punto de ponerme mi pantalón cuando vi el reloj y eran las 3 am. Las luces de afuera me confundieron. 

A las 6 sonó el primer gong…a las 6:15 mire mi reloj y comencé a mentalizar mi despertada. A las 6:30 fue el segundo gong “bueno, ya a esta hora me estaría comiendo mi banano para comer mínimo 30 min antes de clase..” y así seguí, arrullada por la lluvia y el clima fresco. A las 6:55 volví a intentar ir pero tuve una conversación conmigo misma, principalmente perdonándome no ir a clase y convenciéndome de que no pasaba nada si no iba…que si me iba a quedar en cama la única condición era disfrutarlo y no arrepentirme. Bueno, a las 8 me desperté vi que todavía tenia 1h y seguí durmiendo. A las 9 baje a desayunar, y definitivamente sentía esas horas extras de sueño pues estaba super perezosa y como baja de energía. 

A las 10 nos reunimos para recibir a los niños de un colegio que venían a pasar unas horas con nosotros. Este colegio fue creado hace cinco años para darle  a los niños de tres barrios de bajos recursos (ubicados alrededor del puerto internacional) una oportunidad de educación no formal, aprenden ingles, bailes tradicionales, les dan dos comidas al día y básicamente previene que caigan en redes de explotación sexual infantil. Presentaron tres bailes típicos y después entre todos bailamos. Creo que en estas 2 semanas he bailado mas que en los últimos tres meses y definitivamente debo poner la música en mi casa y bailar sola mas a menudo.

La charla del medio día siguió enfocada en los chakras, específicamente los tres inferiores (raíz, sacro y ombligo). Nos juntamos por pareja y teniamos que responder estas “sencillas” preguntas:

  • ¿Quien soy?
  • ¿Que quiero?
  • ¿Porque lo quiero?
  • ¿Como puedo lograrlo?
  • ¿Cuales son mis retos para lograrlo?

Claramente preguntas difíciles de contestar en menos de diez minutos. Lo que me gusto del ejercicio fue que me toco hacerlo con alguien del templo que no conozco mucho, y al ambas compartir cosas como tan profundas de cada una me di cuenta que tenemos problemas muy, muy distintos y aunque no pueda relacionarme con lo que siente o los problemas que tiene si me relaciono con el proceso que esta llevando. Me cambio un poco la percepción que tenía de ella, y me di cuenta lo fácil que es ser prejuicioso (algo que me he dado cuenta mucho desde que llegue y que creí que no era algo que hacía). 

Por la tarde paro de llover, el cielo no se despejo pero no había lluvia…considere ir a la playa casi que por costumbre pero preferí intentar hacer siesta y después si tenia tiempo iba. No sucedió. Me pegue a mi libro “First they killed my father” (muy recomendado) hasta que lo termine y no hice ni siesta ni playa pero tuve una tarde fresquita en mi cama. 

La clase de la tarde fue super relajada, muchos estiramientos sin tanto sudor o movimiento. Por la noche la actividad era ver una película y aunque estaba buena me subí a la mitad (después de comer cantidades excesivas de crispetas) a bajar las fotos e intentar dormirme temprano…pero tampoco lo logré mucho. Son las 10 pm y no me he dormido. Así que, buenas noches. Un día tranquilo, de energía baja pero no por eso un mal día. Un día para mi. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *