Día 21, M’pai Bay

Amanecimos tempranito a hacer yoga. Primero nos instalamos en el restaurante/bar del hostal pero no había mucha ventilación asi que decidimos separarnos y todas buscar un lugar mas cómodo. Nadine y yo nos fuimos al muelle y Rachael se hizo en la sombra. Por suerte el sol se escondió detrás de algunas nubes por la mayoria del tiempo. Fue una hermosa manera de comenzar el día que vendría. 

Después de desayunar (2 pancakes gigantes con banano y mantequilla de maní), nos fuimos al centro de buceo que quedaba a tan solo 7 metro del hostal. En ese momento decidí quedarme una noche mas en la isla y perder mi bus y probablemente mi estadía ya pagada por esa noche. Al final, ya no había buses saliendo hacia Kampot si llegaba a las 4.30/5 y tendría que quedarme en Sihanoukville o pagar un taxi. Preferí disfrutar del día completo rodeada de nuevas amistades. 

En la lancha salimos los cuatro que bucearíamos y las dos inglesas que harían snorkeling. La primera inmersión no estuvo tan increíble aunque si vimos pez angel (2) grandotes al final y yo fui muy feliz ya que vi no uno sino DOS nudibranchs (me encantan). El primero que vi ni siquiera estaba segura si era o no hasta después que vimos otro igual en la segunda inmersión. La segunda inmersión si fue un espectáculo, había vida por donde fuese que uno mirara. En total buceamos dos horas y fui infinitamente feliz. Originalmente había renunciado a mi idea de bucear en Cambodia simplemente por ahorrar dinero y poder bucear mas cuando vaya a Tahiti pero el buceo es mas sabroso bien acompañado así que todos aprovechamos la compañía. El centro de buceo se llama Cambodia Dive Group y super recomendado, el dueño James es un hombre muy apasionado por lo que hace y tiene un programa de conservación de corales super interesante, re-implantando corales rotos para que vuelvan a crecer en el arrecife. 

Después de bucear todos teníamos mucha hambre pero organizar a tantos micos para la foto tarda su tiempo. Yo estaba bastante zen aunque tuviese hambre pero Janik, que normalmente tiene que pedir 2 platos en vez de uno, si tenia mucha hambre así que fuimos a buscar comida mientras las demás se terminaban de arreglar. 2$ y un platado de noodles con vegetales y huevo, estábamos listos para continuar la tarde. Fuimos hasta el Dragonly Inn a ver el atardecer, esta vez mucho mejor que el día anterior. Fue el primer atardecer que verdaderamente puedo apreciar desde que llegue. En el templo no se alcanzaban a ver y en Ream y Clearwater Bay el sol se escondía detrá de las montañas. 

Seguimos caminando y nos sentamos en un hostal a bajar las fotos y pasarlas a los respectivos USB. Seguíamos con antojo de postre y como esta vez no habia restricción alguno y aprovechando la compañia, decidimos arriesgarnos con unos brownies “especiales”: Ahora, los que me conocen saben que no fumo ni consumo drogas básicamente porque no me hacen efecto. Solo en dos ocasiones he sentido que la marihuana tiene algun efecto en mi, una vez con un vaporizados (muchas risas incontrolables) y la segunda comiendome mas de media bandeja de brownies que preparé (el resultado, senti 10k en cada parpado y estar sumamente relajada). No iba esperando sentir nada esta vez, simplemente disfrutar comerme un postre y bueno…fue solo el comienzo. El postre estaba delicioso la verdad, (y perdón mamá/papá/titos si se escandalizan con todo esto, pueden no leer lo que sigue) juro que todos (esta bien, solo 3 de los 6) queríamos normales pero no había así que bueno, “tocó”. Estaban deliciosos, tenia antojo de torta de chocolate desde el templo y esto es lo mas cercano que he conseguido. 

Jugamos una ronda de cartas entre carcajadas y lentamente el cansancio empezó caernos encima así que nos decidimos ir al cuarto a dormir. Nos despedimos de las inglesas y, no lo sabría, pero apenas comenzaba la noche. Una de mis amigas estaba pasándola muy mal así que la otra estaba ayudándola ya que claramente tiene muchísma mas experiencia que yo en esas situaciones. Yo me sentía contenta, un poco borracha casi, pero todo normal…hasta que me fui a acostar.

Al acostarme sentí que el mundo me daba vueltas, me acorde a mis noches de fiesta de colegio donde tenia que “anclar” para poder dormirme pero en este caso no iba a suceder (no podía bajar el pie por el mosquitero). Sentía como si todo mi cuerpo estuviese dormido, una sensación entre ese hormigueo de tener el pie dormido (en el cuerpo entero) y de sentir cada nervio x100. Era como si mi cuerpo se hundiese en el colchón, la boca casi no podía ni abrirla de lo seca que la sentía. Creo que muchos dirán “como no lo disfrutaste?” y bueno, la verdad es que así como mi cuerpo estaba completamente bajo los efectos, mi mente no..es decir, estaba racional, muy racional..quizá demasiado. Intentaba respirar profundo para ver si el mareo y la sensación en el cuerpo se me pasaba pero no. Sentía como mi mente estaba en un límite entre sentirse ahogada, perdida o angustiada y mi otra mitad “sobria” diciéndome que esto era el efecto de lo que había comido y que eventualmente se quitaría. Básicamente era una conversación constante entre mi yo sobrio tranquilizando a mi yo drogado.

Entre tanto escuchaba a mis dos amigas y me decía “no puedo ponerme mal yo porque literalmente no tenemos como cuidarnos mas”. Juro que sentí que fueron horas de horas, literalmente miraba mi reloj y los minutos NO pasaban (no se si era algún truco mental que simplemente mis ojos veían los mismos números una y otra y otra vez….o que mágicamente me moví super rápido y no pasaban los minutos pero aparentemente yo hacia mil cosas en ese minuto). Eventualmente, y después de escuchar como tres conversaciones fuera de mi cuarto (que no estoy ni seguro si me las invente o de verdad pasaron) pude dormirme. No sin antes confirmarme a mi misma que las drogas definitivamente no son para mi, así como tampoco me esta llamando mucho la atención tomar (no he dicho que voy a parar de tomar..pero casi). No me gusta sentir que no tengo control sobre mi cuerpo y sobre mi mente, no lo disfruto, no lo entiendo, y simplemente me alegro haber tenido esta experiencia para darme cuenta que no es lo mío. Antes era porque simplemente no me funcionaba, pero ahora que ya he tenido tres veces que lo siento…no tengo necesidad de volverlo a hacer. Además, ver a alguien pasando una paranoia y tanta preocupación, simplemente no le veo lo divertido. Me desperté como tres veces, para ponerme pantalón largo y camisa manga larga ya que escuchaba los zancudos dentro del mosquitero, después para quitarme dicha manga larga, y nuevamente para ponerme repente en la madrugada…ah, y para recoger las cosas de afuera cuando comenzó a llover (lluvia que desapareció y fue reemplazada por un solaso y mucho calor tan solo 1h después). 

En la mañana no hubo yoga. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *