Día 30, adiós Cambodia

Son las 7.15 a.m. del domingo. Estoy sentada esperando mi café en el aeropuerto de Siem Reap. Mi mes en Cambodia llega a su fin y me causa tristeza. No me había percatado hasta hoy, llegando al aeropuerto, lo triste que me pone tener que despedirme de este hermoso país y lo agradecida que estoy por haber decidido venir. Hace muchos años tenía ganas de conocer el sudeste de Asia. Y aunque no voy a conocer toodooo el sudeste de Asia que me hubiese gustado ya de por sí ha sido un viaje inolvidable y sé que lo que viene también será increíble.

Hace unos días me enteré que no he sido seleccionada para la beca a la que aplique. No creí que me daría tan duro pero así fue, lloré mis ojos (estoy de “reserva” que para mí ya es un no básicamente) y me fui a dormir llorosa solo para despertarme y seguir afligida. Trate de poner en práctica lo aprendido en este tiempo, en no sufrir por algo que se salía de mi control, en no caer en el mundo de los “semi-dioses” con todas sus características. La verdad no funciono mucho, esa primera noche estaba demasiado triste por la noticia. Pero bueno, el día siguiente fuimos en la tarde a Angkor Wat y quien puede estar triste conociendo semejante lugar tan magnifico? Decidí esa noche intentar no preocuparme ni estar triste por lo menos hasta ‘pasado mañana’ (o sea hoy) porque de nada me iba a servir estar pensando en eso (y la verdad fue imposible igual) mientras conocía los templos. Anoche igual volví a pensar en el tema, sigo buscando opciones más económicas pues aunque dije que no me importaría endeudarme la verdad que preferiría no tener que hacerlo…principalmente por la burocracia que tengo que pasar para poder convalidar mi diploma en Panamá para después poder aplicar a un crédito. He visto algunas opciones en  España y aunque ninguna me mata tanto como la universidad en Londres igual funciona. Hoy caminando en el aeropuerto le dije a mi prima que en verdad también sería muy feliz trabajando por fuera un año, ganando experiencia en el área que me interesa o haciendo algo que me guste en otro país. No sé, tengo que ver mis opciones pero lo único que me preocupa es el tiempo pues si entro a una maestría tengo que aplicar muy, muy, pronto por las fechas. Por ahora, guardar la compu y montarme a mi avión hacia Kuala Lumpur dónde me encontraré con un par de personitas hermosas pronto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *