Drakensberg, dia 1 y 2


Jueves
El día comenzó a las 4 am. A las 5 en punto salimos hacia Durban, viaje que dura 4 horas y después otras 4 horas hasta Drakensberg…básicamente, las montañas mas impresionante y de los sitios mas hermosos para caminar en el mundo. El viaje fue largo…y ya después de tres semanas de convivencia se comenzaron a sentir las tensiones en el grupo, por suerte tengo mi iPod que me desconecto de todo. El asiento no era muy cómodo y me molestaba la espalda, cuando me baje claramente tenia el nervio pellizcado y no podía ni levantar mi morral….comenzó la preocupación.
Después de organizarnos en los cuartos, el mió (compartido con otras 3) queda mas lejos asi que toca caminar como 5 min una montañita para llegar pero la verdad tenemos mas espacio y mejor vista J, fuimos a almorzar y salimos a la primera caminata. El destino fue unas cascadas divinas aunque están con bastante agua en este momento pues ha llovido mucho en la zona este mes. Yo claramente  fui la primera en quitarme la ropa y meterme al agua en cucos! Al verme tan decidida otras 3 personas también decidieron meterse y ufff el agua estaba HELADA!
Ah, paréntesis – acá hace MUCHO frío…de guantes y gorro (comprados en la tienda del hotel) y saco, chaqueta mejor dicho..toda la ropa posible.
Eso si, fue el chapuzón mas delicioso de mi vida. El agua helada hace que todo el cuerpo se duerma un poco y al salir ya ni se siente tan frío! Fue una limpieza no solo física pero, para mi, muy emocional e importante. Salí, me senté en una piedra y en verdad di gracias a la vida por todo, por volver a sentirme YO y dejar en esa agua todo lo que he estado cargando estos años y que sorprendentemente siento que ya lo puedo dejar ir…que se vaya con el río! Momento de mirar hacia delante, de tomar decisiones y de enfrentarme a la vida con nueva cara.
La idea era quedarse tomando fotos en la cascada pero estaba la opción de hacer una caminata de 2.5 horas, como 10km. Creo que si mucho tome 3 fotos y me aliste para la caminata. El principio es MUY empinado…y yo definitivamente no estoy en mi mejor estado físico así que fue bastante difícil pero la vista era simplemente espectacular así que la pase genial. Por la noche tuvimos un mini taller mientras estaba la comida que fue un banquete impresionante, un braai/asado con muchas opciones y la mejor manera de terminar un gran día. Eso si, las tensiones volvieron a escalar y se salió un poco de control. Creo que simplemente muchos nos cansamos de la actitud de alguna gente y fue un poco explosivo (nada de gritos ni palabras feas pero simplemente…un momento fuerte). De todas formas, es todo parte del proceso de convivir y son cosas que pasan.
Viernes
Uno de los días mas felices que he tenido. Comenzó temprano, a las 4.30 am estábamos en la casa de abajo listas para una salida a fotografiar el amanecer pero que fue cancelada porque la verdad la neblina estaba absurda y no se veía nada. Dormirmos un poquito mas y a las 7 bajamos, aunque casi no nos salimos de la cama porque sin querer dejamos una ventana abierta (toda la noche) y estaba helado el cuarto.
Después de desayunar salimos a una caminata de 14km que nos tomo básicamente todo el día. No era para nada tan empinada como la de ayer pero Amanda y yo (mi roomate acá y mi “mejor” amiga de Thanda) parábamos a cada rato a tomar fotos. La vista era simplemente impresionante…es un sitio realmente hermoso y aunque había muchas nubes todo se veía mágico pues las montañas desaparecen entre las nubes. Salimos a las 8 am y llegamos al punto final a las 12. Ya había mas gente ahí así que seguimos hacia un túnel de donde sale el río.
Previamente a la llegada me había quitado los zapatos para cruzar el río y juro que nunca había sentido tanto dolor en los pies del frío que hacía. El agua estaba realmente helada, ayer por lo menos había un poco mas de sol y estaba mas caliente pero esto hoy fue ridículo.
El túnel es básicamente el río así que toca caminar entre el río hacia adentro. Juro que casi no lo hago…estaba demasiado adolorida! No entiendo porque nadie le pareció tan horrible como a mi. Digo, todos gritamos del frío y a todos nos dolían los pies pero al principio en verdad no podía, las manos me temblaban y era un dolor ridículo y espantoso! Eso si, no me arrepiento para nada de haberme metido y agradezco mil veces haber sido criada por mi mamá porque siempre que me meto a un río, mar, lo que sea me acuerdo de ella – y me digo a mi misma “cuando mas voy a poder hacer esto?” así que vale la pena así sea doloroso. Y si, definitivamente valió la pena – es un túnel divino con agua cristalina, las paredes lisas pero como con curvas y tonos naranjas y rojos.
Salimos de ahí a la 1 y llegamos al cuarto a las 3 después de un regreso rápido aunque con un final espantoso (una subida muy empinada) donde me recordé lo mas que estoy de estado físico – definitivamente soy de distancia no de altitud!
Ahora tengo que ponerme a editar todas las cientos de fotos que tomé hoy…y esta noche a comer pizza! Mañana seguimos en otra parte de la montaña y el domingo también antes de volver a Thanda. 

Terminando la primera caminata (jueves)

Nuestro amanecer el viernes…helado!

Con nubes y todo, fue un recorrido espectacular!


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *