Semana 3, Cape Town

Día 19, sábado 1 – Cape Town
Amanecí y lo primero que pensé fue “uff, no me debí haber trasnochado! Que perecita la que tengo!” pero me levanté, nos arreglamos y salimos a encontrarnos con Fede (graduado de Antropología de los Andes y esta haciendo su maestría acá) en el teleférico de Table Mountain para subir caminando.
Fue genial tenerlo de “guía” porque en vez de coger la ruta común turística que aparentemente no es tan linda, nos fuimos por otro camino. Un camino bastante loco, no tanto de caminar sino de subir piedras grandotas, como escaleras gigantes! Había pedazos súper empinados (la gran mayoría) y yo claramente casi muero al principio. La “bienvenida” a Table Mountain es una subida súper empinada de escalones de una altura increíblemente incomoda, yo era la última y estaba mamada. Ya después las patas se acostumbran y uno le coge el tiro pero el principio…uff, casi muero.
Paramos como ¾ del camino a almorzar. Fede me compartió parte de su caleta, platanitos maduros y bocadillo…sobra decir que mi grito de felicidad lo escucharon en la base de Table Mountain los turistas.
La vista subiendo era espectacular! El día estaba hermoso, ni una sola nube en el cielo (normalmente Table Mountain esta tapado en la punta por las nubes) y aunque eso significara un calor ni el hp, estaba divino! Las piedras son gigantes y como cortadas en bloques, el mar se veía hermoso de un color azul turquesa y la compañía estaba buena – pude hablar español por fin!
Llegamos a la parte de arriba donde estaban todos los turistas, Rich y yo nos quedamos y íbamos a bajar por el teleférico pero Fede y su amigo bajaron caminando.
Llegamos al hostal como a las 3 de la tarde, olorosos, sudados y mamados! Preparamos comida (PASTA!) y mientras los hombres del hostal veían Rugby (Inglaterra por fin ganó) y después futbol yo me puse a escribir y leer.
Esa noche había quedado de verme con Fede a las nueve, a las 8:45 le escribí preguntándole cuanto me podría costar el taxi aprox. y me dije a mi misma “apenas responda, me alisto”…pero que va. En menos de cinco minutos estaba pero profunda! Me desperté casi a las 10 y ya nada que hacer…Así que a dormir!

Aja…por esa ruta cogimos

Empinado!

Buscando la sombra donde fuera!

La vista mientras almorzabamos

Mis compañeros del día, que aguantaron mi paso…Rich, Josh y Fede

Bajando

Para mi gran amigo Lucho que hoy llegaba al tercer piso!

De bajada

Día 20, domingo 2 – Cape Town
El pronostico del clima era que iba a estar nublado y un poco frío el día así que me puse jeans, empaque mi saco y salimos a ser turistas (montarnos en el bus rojo de los turistas que lo pasea a uno por la ciudad).  Resulta que el sol decidió salir un poco…Table Mountain estaba super nublada pero muchas partes de la ciudad tenian sol. Claramente, ni Rich ni yo preparados para el sol nos pegamos una super insolada.
Dimos toda la vuelta en el bus y paramos a almorzar en el Waterfront, la marina que han convertido en un sitio súper lindo lleno de restaurantes y centros comerciales. Comimos en un restaurante que se veia bastante fifi y claramente la cuenta fue la mas cara de todo el paseo (gracias papi) pero estaba deliciosa! Una carne buenísima, vino y POSTRE!
Después salimos hacia el jardín botánico donde todos los domingos durante el verano tienen conciertos por las tardes. No entramos al concierto pero igual escuchamos la música  y el parque un sitio hermoso. Es gigante y la gente simplemente va a pasar el día, de fondo esta Table Mountain con unas nubes que le chorrean encima (literal, es como si fueran crema que se derrite encima de la montaña) y el sol calentándolo a uno, perfecto para echarse a leer.
Estuvimos en el parque como dos horas y después nos fuimos a cine. El plan original era vernos Bond pero el cine al que fuimos es solo de películas independientes (moriría por tener uno así en Panamá!) así que fuimos a vernos un documental del que ya un par de personas nos habían comentado “Finding Sugar Man” creo que se llama. SUPER recomendado! Es muy loco! Un cantante de los 70 gringo que en EEUU no fue nada, nadie lo escucho jamás, pero en Sudáfrica es un ídolo – mas grande que los Rolling Stones o Elvis! Pero el tipo nunca supo…no les cuento mas pero tienen que vérselo, además la música es BUENISIMA!

Plaza de los 4 Nobeles de Paz

Por todas partes!

Los árboles del lado izquierdo estaban todos acostados hacia la derecha y los pinos
del lado derecho estaban todos acostados hacia la izquierda.
Aparentemente el viento entra del mar y hace que los arboles se doblen a la derecha,
después rebota de los edificios y hace que los pinos queden hacia la izquierda…

El super almuerzo

Hermoso paisaje 

Que gran plan para un domingo por la tarde, no creen?

El bronceado a la inglesa

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *