Semana 2, Sudáfrica

Día 9, miércoles 21 – Hogsback
El peor día hasta ahora…amaneció totalmente nublado, metidos en la nube… y así se quedo todo el día con momentos de lluvia fuerte. Mi plan era montar a caballo, los demás iban a montar en bicicleta pero pues…nos toco quedarnos con las ganas a los cuatro y en cambio vimos película, jugamos cartas (viuda fue un éxito!), cocinamos y nos vimos las caras. No fue lo que queríamos, especialmente porque había escuchado muchísimo de Hogsback y lo que alcance a ver ayer me encantó pero pues, nada que hacer – disfrutar lo que había! Me obligo a sentarme y ponerme a escribir que lo tenia MUY atrasado, quizá por eso el mal clima – tenia una propósito!

Este fue el día en Hogsback…


Asi que los puse a jugar viuda!


Ajax VS Dortmund



Día 10, jueves 22 – Hogbsack/East London – Port Elizabeth
Otro día de viaje! Salimos a las 9 de Hogsback y llegamos a las 11 a East London. Es una ciudad que se nota que fue grande en los ochentas/noventas, muy turística, con muchos hoteles y playa pero pues…se quedo en los ochentas. No hay casi gente, todo se ve bastante viejo y la verdad no había mucho que hacer. Cogimos taxi al centro comercial y nos metimos a cine. La película que vimos es Atlas algo (con Tom Hanks, Halle Berry, etc etc) y la recomiendo mucho! Es un enredo de película, estoy super curiosa de cómo es el libro porque no me imagino como el autor escribió esa obra para que se entendiera. Pero bueno, espero que se la vean – eso si, es larga y toca estar pilas porque en verdad tiene muchas historias y es un poco compleja. Me hizo falta tener subtítulos (en ingles o español) pero me defendí….lo que hace la costumbre!


Por la tarde el bus se volvió a atrasar así que en vez de salir a las 5:30 salimos a las 7:30 por lo tanto…llegamos a P.E  a las 12:30 de la noche! Fue una noche LARGA en el bus que venia lleno. Eso si, yo a los 10 minutos de haberme montado caí como una piedra, totalmente desconectada y la primera hora se me paso en un abrir y cerrar de ojos.

Día 11, viernes 23 – Port Elizabeth

Thanda nos malacostumbró! Hoy salimos a un día de tour, por la mañana a Addo Elephant Park y por la tarde a un parque privado. Addo es un parque con mas de 50 años y mas de 500 elefantes pero es muy turístico. A las 9 y pico nos recogieron en el hostal, fuimos hasta un punto y ahí cambiamos de carro a un bus como de 15 personas. En ese bus entramos a Addo y fue muy raro…la calle pavimentada, nadie se puede salir de la carretera, hay buses de esos GIGANTES de 35+ personas, hay ventanas (aunque las teníamos abiertas) y mejor dicho…nada parecido a lo que vivimos el mes en Thanda. La cantidad de elefantes era absurda también, había cientos! Pero verlos asi tan distantes no se…no fue lo mismo. Además deje mi lente largo en Johannesburgo para no viajar con el y hoy si que me arrepentí! Pero bueno, hay un dicho que dice “ el mejor lente es el que tienes en tu cámara” asi que hice lo que pude.

Después de almuerzo fuimos al mismo punto de encuentro original donde cambiamos de carro otra vez, esta vez si en un range rover sin ventanas y mas “trochero” para ir a la reserva privada. El guía era el mismo que nos recogió por la mañana y nos llevo a Addo (este segundo tour era con muchas mas gente así que había como 8 carros distintos), un tipo muy querido con el que tuve unas buenas conversaciones a través del día – desde fotografía, rhino poaching hasta la muerte y vivir con el duelo. Nos podíamos sentar en el capo del carro (hay un asiento ahí pegado) así que apenas ofrecieron yo me lancé (igual nadie mas quería, solo Rich y yo). La mejor parte fue cuando aparecieron los rinocerontes…pasaron a centímetros del carro! La pareja súper calmada, se acercaron muchas veces y no estaban para nada ofuscados por nuestra presencia, el guía estuvo a centímetros de poder tocarle el cuerno.

Hicimos una parada en lo que alguna vez fue un establo de ordeño a tomarnos un café/té y había un pocoton de caballo afuera. El mejor era uno súper conchudo que claramente estaba acostumbrado a que le dieran algo de comer, estaba parqueado en toda la salida del sitio y lamia a todo el que pasara…trate de darle algo de pasto y ni se mosqueo, quería era galleta!

Después vimos a los leones y nuevamente…muy distinto a Thanda. El guia abria la puerta y la cerraba como para despertarlos o hacerlos mover, trataba de llamarlo y todo el ambiente como mucho mas relajado…menos estricto con cosas de seguridad (no se si sea algo bueno o no) pero tampoco nos acercábamos tanto…siempre a mínimo 10 metros de distancia a diferencia de Thana donde pudimos estar a menos de un metro de los leones en repetidas ocasiones.

Por la noche la comida fue en la mitad de la reserva, tienen una construcción gigante  muy linda donde cabíamos muchos. Hicieron una fogata gigante, disfrutamos un par de cervezas y comimos. Nuestro guía nos dijo que saliéramos lo mas rápido posible para poder aprovechar mas y dicho y hecho, salimos y al ratico nos topamos con una pareja de hipopótamos rodeados por los leones que estaban cruzando el mismo camino. Fue una mezcla inesperada y muy chevere.
Sobra decir que a las 9 que estábamos llegando al hostal ya estábamos como un chupo, llegamos y de una a dormir! Toca madrugar mañana!
En Addo
Con las piernas libres!

Coco-coco-drilo!
“Slurp! denme dulces!!”
Alguien dijo fogata?

“no me mires así que me da pena”


Día 12, sábado 24 – Wilderness
Otra madrugada. Salimos del hostal a las 7:30 camino a Wilderness, el camino se sintió bastante largo aunque por suerte el bus no se alcanzo a llenar tanto (y yo dormí la mitad del camino). Hicimos una parada larga en el camino y tenian un pocoton de conejos (no quiero saber para que) pero tenian una jaula buenisima, grandota y con espacio para hacer madrigueras. Seria perfecto para los conejitos de Jacarandá!
 Llegamos como a la 1 a Wilderness donde nos recogieron los del hostal, no quedaba sobre la playa sino en una loma/montaña. Aca la costa es distinta a lo que estoy acostumbrada, son muchas montañas y después el mar ahí mismo…no es plano como en Panamá. Apenas llegamos el viento comenzó a empeorar, el tipo del hostal nos dijo que la mañana estaba perfecta pero la última hora se nublo y el viento comenzó a soplar duro – claramente, el mal clima nos daba la bienvenida!  El viento era ridiculo, el frio absurdo (como 13 grados) asi que solo nos quedamos viendo televisión, cocinamos pasta con atun (que sorpresa), y a la cama a leer temprano.

Conejitos!

Día 13, domingo 25 – Wilderness
El día amaneció un poco mejor. La noche entera el viento estaba fuertísimo, el techo temblaba y llovió duro un par de veces pero por la mañana ya no había lluvia…solo un poco de nubes.
A las 10 nos bajaron al parque nacional Wilderness donde alquilamos una canoa y fuimos río arriba. Después de como media hora de remar dejamos la canoa “parqueada” y nos bajamos a caminar otra media hora por un camino totalmente turisteado, es decir todo con madera bien puestecito y fácil de caminar (Tita, tu podrías!…solo que la remada hasta ahí es mas complicada).  En la mitad del camino nos topamos con Isa y Simon, la pareja suiza que conocimos en Coffee Bay, así que fue una sorpresa agradable y totalmente inesperada.
El camino terminaba en unas piedras grandotas al lado de una cascada y lo mejor es que apenas llegamos el sol comenzó a salir. Yo claramente iba preparada con mi vestido de baño y quería tratar de llegar a la piedra donde estaba la cascada porque tenia un hueco como en forma de ovalo en la mitad de la piedra (muy chévere) al que daban muchas ganas de meterse. Me tire al agua esperando tocar piso y blubbb, agua! Estaba fría pero claramente no tan fría como cuando fui a Drakensberg. Lo mas chistoso fue que pues no había como subirse a esa piedra y después tratando de salirme tampoco podía! Y Richard haciéndose el chistoso tampoco me ayudo…eventualmente logré salirme – y vengarme (lo empuje al agua).
Llevamos para hacer sándwiches así que después de almuerzo nos quedamos explorando las piedras, me he dado cuenta que me encanta treparme donde sea!
Nos devolvimos en la canoa y esperamos un rato bajo el sol para que nos recogieran a las 3:30 y un rato después comenzó la carrera de F1. Estuvo buenísima!
Esa mañana una gente que se iba del hostal nos dijeron que no habían alcanzado a cocinar una carne que ya estaba marinada y todo así que nos la regalaban. Claramente llegamos y al horno! En la foto se ve bastante desagradable y pura grasa pero era una capita de grasa y después puras costillitas de cordero…uffff! Delicia total!

Florecitas..para mi Tita!


Para llegar al otro lado del río


Salió el sol!


Un atardecer impresionante!

Mmmm comidita!


Día 14, lunes 26 – Wilderness

Me desperté y no estaba en el mejor de los ánimos…y empeoro cuando me di cuenta que había embolatado la parte de debajo de un vestido de baño nuevo (y la parte de abajo era la mejor parte!). Salimos después de desayunar hacia la playa pero esta vez a pie. El camino súper lindo, no tan empinado, entre árboles, casas hermosas y el mar. El viento seguía bastante fuerte, caminamos por la playa un rato y después nos acomodamos en una lomita de arena, cada cual por su lado y con su libro. Me quede dormida un rato y cuando me desperté ya no estaba Rich así que me quede un rato mas asoleándome…juro que si me hubiese quedado ahí 2 horas mas quedaba totalmente cubierta de arena. El viento estaba muy fuerte y la arena simplemente lo tapaba a uno…sobra decir que tuve arena en las orejas por días.
Después de un rato me fui a caminar por el pueblo, compré unos regalitos navideños y almorcé una hamburguesa bastante buena. A las 2:45 nos recogian para llevarnos a montar a caballo así que a esa hora nos reencontramos en la bomba.
Los caballos súper lindos, y yo feliz de poder montar (asi me tocara usar el casquito). Era la primera vez que Rich montaba a caballo asi que fue bastante divertido verlo montarse y todo eso. La señora que nos llevo muy simpática y también vino una amiga de ella en su apaloosa así que fue perfecto porque ella (la amiga) y Rich podían trotar un rato y después salía yo con la señora galopando. El recorrido fue entre el bosque, súper lindo y sobre todo muy distinto a las cabalgatas a las que yo estoy acostumbrada que normalmente son mucho mas planas y sin tantos árboles encima. Hice mi primer salto a caballo! No fue planeado pero igual fue muy chévere, Victor (mi caballo) era bastante bueno y galopaba delicioso…eso si, mi pobre cámara reboto como nunca antes cuando galopamos (jure que la había dañado) pero esta bastante guerrerita así que no le paso nada.
Esa tarde que llegamos al hostal había llegado un pocoton de gente! Una pareja con la que no hable mucho, un par de hermanos de Suecia (Robin y Alexandra), un holandés (Roeland) y una alemana (Angela) (cada cual por su cuenta). Fue rico conocer a mas gente y parchamos un buen rato por la noche viendo South Park y echando cuentos.



Un pájaro endémico a la zona, hermoso!
Un señor que tiene su tienda de pancakes le da comida así que se puede ver porque aparentemente no es fácil verlos.
El señor me contó que cada año el pájaro vuelve y el lo llama su “bebé” 

Mi loma de siesta y arena
Yupee!


Día 15, martes 27 – Wilderness

Una mañana sudada! Salimos en bicicleta Rich, Roeland, Robin y yo hacia “Map Of Africa” que es básicamente un mirador donde se ve cómo la silueta del río da la forma del continente de África. Resulta que para llegar a eso hay que subir y bajar bastante. Los que me conocen bien saben que no aprendí a montar bici como hasta los 12 años y que además de eso me da miedo no poder poner los pies en el piso cuando estoy montada. Bueno, estas bicicletas de hombre eran gigantes y yo claramente no tocaba el piso…el ingles de 1.90, el holandes de 1.80 y algo y el sueco que pues…es sueco! Claramente alcanzaban y claramente montan mas bicicleta que yo. Sobra decir que era la última del parche, que cada vez que me tocaba montarme y comenzar me demoraba un resto y que básicamente…no lo lograba. El plan original era después bajar al pueblo en las bicicletas pero el sueco se iba al medio día y yo DEFINITIVAMENTE ni LOCA iba a hacer eso…Asi que Rich y Roeland bajaron al pueblo y quedamos de vernos abajo. El regreso al hostal no fue agradable tampoco…las subidas ahora eran bajadas y las bajadas subidas…en especial una SUPER subida (que fue una bajada miedosísima) que queda en toda la entrada al hostal. Cogí mucho impulso y dije “listo, ya estoy el final y lo puedo lograr” pero pues no…era muy empinada asi que en la mitad morí y paré. Puse el pie en el piso (ya la bici súper recostada porque no alcanzaba el pie) pero estaba tan empinado que mi pie no fue suficiente y simplemente comencé a resbalarme hacía atrás por toda la loma. No se como pero Robin se puso en mi camino así que termine encima de mi bicicleta, de la de el, toda enredad y sin poder pararme. Gracias a dios estaba el porque me quedaban todavía como 5 metros para seguir rodando y hubiese sido…desagradable. De todas formas dolió, mejor dicho…si hubiese sido hombre todavía estaría ahí acurrucada en el piso del golpe.
Alcance a bañarme, arreglarme y baje al pueblo con Robin y Alex que iban a almorzar antes de salir. Supuestamente nos íbamos a ver con Rich y Roeland pero no aparecían…resulta que se habían perdido y dieron una mega vueltota (y por suerte no estaba yo con ellos, juro que estaba a punto de parar y no moverme mas y solo hice como 1/10 de todo lo que hicieron ellos). Nos tomamos unas cervezas en el restaurante y yo subí en el carro después. En el hostal estaba  un grupo de gente que había estado en el restaurante antes y resulta que era un grupo amigo de los dueños del hostal así que me les uní un rato a tomar cerveza y charlar. Después de un rato llegaron los ciclistas…claramente mamados! Así que los recibí con una cerveza de felicitación. El sol ya comienza a descuadrarme el horario porque el atardecer es como a las 7:30 así que  a las 11 de la noche siento que apenas son las 9


El “mapa” en si lo verán después pues es una imagen que tengo que volver panorámica


Hermosa vista. Desde aqui hacen parapente pero ese día no había nadie


Día 16, miercoles 28 – Widlerness-Cape Agulhas/Hermanus

Cambio de planes. Hoy no viajamos en Baz Bus sino en carro! Roel estaba viajando por carro y solo, tenia que estar en CT el viernes (nosotros también) así que le contamos que íbamos a Hermanus y se nos unió. Los hermanos suecos habían partido el día anterior con parada en Cape Agulhas (el punto mas al sur del continente africano). Nos contaron que el viaje era como de 4 horas a Cape Agulhas y después como 2 horas a Hermanus. A las 10:30, después de desayunar, partimos.
El camino a Cape Agulhas duró exactamente las 4 horas. Fue rico poder viajar en carro y no en bus, uno disfruta del paisaje mucho mas (aunque yo estuve dormida atrás un rato).
Cape Agulhas es un pueblito, y básicamente fuimos por la foto! Llegamos a la punta de África dónde el océano Atlántico y el Indico se juntan…trepamos piedras, tomamos fotos y eso fue todo. El día por suerte estaba súper lindo, bastante caliente, con brisa rica y buen sol. Almorzamos en el pueblo y seguimos hacia Hermanus, confiando en la ruta que nos dijera Rich.
El camino fue un poco mas 4×4 de lo esperado pues en el mapa no dice que calles son pavimentadas y cuales no. El carrito prestado, un Toyota Yaris 3 puertas, claramente sufrió un poco pero para mi no fue tan grave (las calles de Bogotá están peor). Después de estar un poco perdidos – aunque disfrutando un paisaje hermoso de lomitas y llanuras dónde lo único vivo eran ovejas por km, ni siquiera se veían casas – logramos re ubicarnos y tomar ruta hacia Gansbaii que queda al lado de Hermanus. Llegamos como a las 6 de la tarde y nos instalamos en el hostal.
Rich se quedó con un amigo de su papá así que esa noche no nos vimos. Roel y yo fuimos a comer a un restaurante que se llamaba “Annies Kitchen” y tenian el plato perfecto para mi – un poco de todo! Eran 7 probaditas: 1. Pescado, 2. Lamb stew, 3. Hígado de cordero envuelto en grasa tipo bacon (supo espantoso! Como comer chanchullo, misma textura…guacs!), 4. Fried butternut (como un platano maduro, cubierto con azucar y canela, delicioso!), 5. Springbock pie (i love springbock), 6. Meat pie, 7. Chicken pie. 
p.d – tan solo escribiendo esto se me aguo la boca! yummyyy


“Bromance”


Siempre presesnte


Aqui estoy!


En la punta de África, dónde se juntan el Mar Índico y el Océano Atlántico


El plato perfecto para mi…7 probaditas!

Día 17, jueves 29 – Hermanus

Después de un buen desayuno (con huevos y todo!) salimos a buscar las ballenas. Hermanus es el punto terrestre desde donde se pueden ver la mayor cantidad de ballenas en el mundo, a veces se ven a tan solo 15m de la costa. El día estaba súper lindo aunque un poco frío. El sol salió pero el viento enfriaba, sobre todo caminando justo al lado del mar. El camino hermoso, entre el mar y flores de todos los colores. En la mitad del camino me encontré con Jannimika y ella estaba con un grupo de gente, ya llevábamos como 30 min caminando y nada de ballenas hasta que un alemán vió una del otro lado de la bahía. Roel y yo seguimos caminando y se nos perdió la ballena. Eventualmente nos encontramos con el alemán otra vez y TA-DA la ballena apareció y esto volvió a pasar una vez mas. No pude tomarle foto a la ballena porque estaba muy lejos y mi lente muy corto pero igual fue chévere verla, y saber que la caminata no fue en vano. Caminamos por el pueblo y fuimos a almorzar a un restaurante italiano que nos encontramos. No se si las porciones estaban particularmente gigantes o que pero después de eso fue knock out técnico así que fue caminar hasta el hostal y hacer una siesta de esas deliciosas de 2 horas.
Nuevamente el sol me confunde y a las 8 todavía hay un poco de luz así que no se me ocurre salir a comer pero los restaurantes cierran a las 9 por lo tanto nos tocaba salir a buscar comida. Ambos seguíamos bastante llenos pero de todas formas nos dio por pedir un platado de comida de mar para compartir. Sigo creyendo que en comida de mar mi Panamá y la costa Colombiana (La cocina de Miro!) ganan…en carnes los sudafricanos la tienen ganada pero en comida de mar, le falta un yo no se que. 



Por fin una foto mía!
Aunque me he dado cuenta que las gafas no acentúan de la mejor forma mi nariz :p


Que miras?


Sea food!


Día 18, viernes 30 – Hermanus – Cape Town


Otro desayuno sabroso, no pan y queso como lo que he estado desayunando las ultimas semanas pero huevos y bacon y fruta…la mejor manera de comenzar el día.
Roeland se fue como a las 10:30 y yo me quede caminando por el pueblo. El viento otra vez súper fuerte pero por lo menos había sol. Hice un par de compras…algo de ropa linda y unas sandalias (que si me queda espacio y tiempo voy a comprar de otros colores porque mi pie es imposible con las sandalias y estas me quedan perfectas!). Traté de irme a la costa a leer frente el mar pero el viento estaba imposible, literalmente me empujo a la calle cuando estaba esperando para cruzar. Estaba de locos! Asi que leí en un café mientras almorzaba y después me fui al hostal a arreglar fotos y tratar de escribir (solo hice las fotos).
Rich llegó un poco mas tarde y fuimos al pueblo nuevamente, ni el ni yo teniamos hambre pero como con el Baz Bus nunca se sabe bien la hora de llegada decidimos compartir una pizza.
Después de una mini perdidita buscando el restaurante italiano al que habia ido llegamos y nos dijeron que la cocina abría a las 6 (a la hora que teniamos que estar en el hostal) asi que fuimos a otro sitio y tampoco, que el horno no les funcionaba.
Bueno, fuimos saludables y pedimos ensaladas en vez de pizza.
Volvimos al hostal y el bus claramente estaba un poco atrasado asi que parchamos un rato hasta que nos recogieron. Dos horas después estabamos entrando a Cape Town! Claramente nuestro hostal fue la última parada, y entre eso y la emoción de tener WiFi gratis me trasnoche hablando con amigos del otro lado del charco. 


One comment on “Semana 2, Sudáfrica
  1. Me encanta verte asi… FELIZ!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *