Thanda, week 3

Lunes
Los días siguen lluviosos. Esta mañana estaba programada para salir en el carro a las 5:30 a fotografía y una caminata de 2h por la tarde pero cambie con alguien para poder tener la caminata por la mañana de 4h en vez y la verdad…la mejor decisión! Comenzamos la caminata siguiendo las pisadas de un elefante, un macho bastante agresivo que habíamos visto el domingo desde el carro cuando volvíamos de St. Lucia. El viento no estaba a nuestro favor y estaba como detrás de una colina asi que no lo seguimos mas y en cambio fuimos a done vieron la guepardo por ultima vez. No la vimos pero vimos algo aun mejor…un rinoceronte negro!
Vimos su rastro, caminamos como 20m hacia unos arbustos y escuchamos unas pisadas súper fuerte – de una la adrenalina subió, cuando David se voltea y dice “Black rhino, stick together” y lo empezamos a seguir..uff, una locura! Llegamos a estar a como 30m del rinoceronte. Para los que no saben, los rinocerontes negros son mas solitarios y agresivos que los blancos (y no, no son negros ni blancos simplemente tienen un par de cosas que los distinguen) y si llega a atacar lo único que hay por hacer es subirse a un árbol. Por suerte, había muchos alrededor y todos estábamos listos para trepar si tocaba. Fue una experiencia increíble y de verdad uno de los mejores momentos y algo que jamás pensé que iba a hacer.
El día no terminó con esa dicha, por la tarde salimos en el carro de los voluntarios que hacen investigación asi que ellos siguen o a los leones o elefantes y recogen información. Esta vez nos toco seguir a los elefantes. Pudimos ver toda la manada cruzar y hasta logré tomarle foto al bebé que tiene 1 mes de nacido y es una pulga al lado de todos esos elefantotes. Fue buenisimo porque siempre hay 2 o 3 que cierran el grupo y nosotros quedamos entre la manada y ellos asi que los tuvimos muy cerca. Llego un punto en que estaba muy cerca con mi lente de 70mm asi que quite el ojo de la camara y WOW estaban ahí mismo como a 6 metros! Fue maravilloso!

Un elefante se balanceaba…

Martes
Un día raro…e inesperado. Llovió toda la noche asi que cancelaron trabajo de conservación porque no se podian usar las carreteras por lo mojadas. Planeamos y organizamos unas cosas para el día siguiente que tenemos una hora de educación con los niños de un colegio un rato…segui editando fotos (básicamente todo el tiempo “libre” es editando fotos). Fue una mañana muuuy larga. Por la tarde también tuvieron que cancelar la salida en carros porque empezo a diluviar, tormenta electrica y todo. Ya todos muy desesperados de no poder hacer nada en todo el día, ni siquiera ir a caminar (no podemos salir de la zona de las casas porque estan todos los animales sueltos), la decisión colectiva fue comenzar a beber porque igual estabamos todos congelados…el frio era absurdo.
Fue de esas tardes/noches en las que uno no se da cuenta en que momento se emborracha…hasta la madrugada siguiente que estaba maluquisima. Pero la verdad fue una excelente noche, todos parchamos, jugando billar, monopolio, ajedrez (yo ninguno de esos), bailando y hablando…una tarde inesperada pero muy entretenida.
Miércoles
Amanecí a las 4 de la mañana maluquisima por haberme tomado la cantidad de vino que me tomé la noche anterior. Lo peor es que a las 7 am salimos en un viaje de 3 horas a un colegio en el que hicimos una presentación/juegos sobre las jirafas por una hora y después fueron otras 3 horas regresando! Para los que se preguntaran, no..no vomite! Pero no fueron las 6 horas mas divertidas tampoco.
La hora en el colegio me pareció corta pero estuvo muy lindo, aunque me hubiese gustado que el grupo de fotógrafos se integraran mas y no solo tomaran fotos…había momentos de jugar o sentarse a pintar en vez de tomar fotos y me enfoqué mas en eso que en las fotos.
Por la tarde salí a caminata otra vez, pero solo de dos horas. Lo mejor fue que por fin salió el sol! Fuimos a una montaña que queda cerca de la casa y donde hay una cueva de murciélagos. La vista era impresionante y aunque no me metí a la cueva por completo (demasiado apretada para mi gusto) igual pude ver a los murciélagos amarillos. Hasta ví una escolopendra! (se imaginaran mi dicha!)
Esa noche empaque mis cosas y me fui a dormir escuchando a los leones rugir cerca de los cuartos – una excelente manera de terminar el día! (aunque antes de dormirnos cuando el viento abrió la puerta de par en par sobre decir que Dawn (roomate) y yo tuvimos un gran susto, sobre todo porque el viento hizo que sonara la madera así que juramos que algo había entrado al cuarto)


Despidiendonos

Feliz con el sol!! 
Ranger David

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *