Tofo Día 1: Llegada

27 septiembre

Ayer por la tarde llegue a Inhambane, Mozambique a bordo de un avioncito de 40 personas…claramente estaba nerviosa y obviamente bajando hubo muchas “caídas” cortas y el aterrizaje no fue lo máximo, pero bueno…llegue!
El aeropuerto me acordó como al de Bocas del Toro pero aun mas pequeño hice fila y me toco esperar junto a otros para que pasaran todos los pasajeros y nos pudiesen atender para darnos la visa de entrada. Una media hora y $85 después, tada! Tengo visa para Mozambique!
Afuera me esta esperando Andreas… (el nombre es mas largo pero no me lo aprendí bien) para llevarme al hotel, paramos en un cajero porque por acá solo hay uno como  2km y acepta únicamente visa. Para los que no saben, acá hablan portugués como lengua principal así que fui muy feliz ya que por fin pude entender cuando hablaban entre si las personas. Llegue al hotel, Boomer B&B, que queda sobre una callecita de arena como a 2 cuadras de la playa. Es una casa sobre una loma asi que tiene vista al mar. Mi cuarto es el primer cuarto, en el primer piso, con 2 camas dobles y una sencilla y 2 baños completos (como para hacer fiesta!), el segundo piso son cuartos y el tercer piso es la cocina/comedor/terraza/sala (donde estoy en este momento escribiendo esto mientras disfruto de la brisa fresca). Desde la terraza se ve el mar al fondo y se alcanzan a ver las ballenas jorobadas brincando y salpicando ya que están de paso por acá en este momento del año.
Salí del hotel al centro de buceo, Peri Peri Divers, y entre al tiempo con un grupo de 4 israelíes que también estaban en el avión conmigo y que también organizaron su viaje con Janeen, de Shark Alley (South Africa). Programamos nuestro buceo para el dia siguiente, un buceo de profanidad y hay que estar reunidos a las 7am. Perfecto.
De ahí salimos a caminar, buscamos donde almorzar ya muertos del hambre, después seguimos caminando, terminamos en otro hotel llamado Barrys ya que el dueño estaba hablando con Nick (dueño de Peri Peri Divers) cuando pasamos y nos contó que teñían waffles con helado y bueno…quien se resiste a eso? El restaurante esta encima de la playa, los waffles ricos, nos quedamos hablando un buen rato. Después nos pusimos a hablar con Graham (dueño de Barrys) y Nick, eventualmente se fueron los israelíes y yo me quede como hasta las 11 y pico hablando, la verdad es que no me canso de decirlo – los sudafricanos son muy buena gente!
Ah, corto paréntesis – Dos de los de Israel fueron a Colombia hace años y están fascinados con el país, la gente, mejor dicho…en verdad enamorados de Colombia. Que rico es ver que la gente quiere tanto nuestro país y seria bueno que nosotros, los colombianos, nos diéramos cuenta lo que tenemos y lo aprovecháramos y disfrutáramos mas.
Vista desde el centro de buceo

Mi compañero todas las mañanas y noches. 

Practica yoga dormido

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *